Reunidas en EL Salvador, la Concertación Regional de Mujeres por un Trabajo Digno, brindó una conferencia de prensa en el marco del día Internacional de la Mujer y la grave situación de violaciones a los Derechos Humanos y Laborales de las mujeres en la región de Centroamérica.

En dicha conferencia de prensa se dio a conocer las condiciones de desigualdad a las que se enfrentan las mujeres en su cotidianidad, la precariedad de salarios mínimos, violaciones a sus derechos humanos y laborales,  así mismo se manifestó el papel de las instituciones salvadoreñas, el cual se observa con poco interés para las mujeres del país lo cual atentan al desarrollo  y a la integridad de las mujeres.

Comunicado de prensa

En el marco del Día Internacional de la Mujer, reunidas en El Salvador, las organizaciones que trabajamos por la defensa de los derechos humanos de las mujeres, preocupadas por la sistemática y creciente ola de violencia en sus diferentes modalidades, lo que se refleja  en la muerte violenta de 17 y 15 personas diarias, donde las muertes de las mujeres son invisibilizadas y no se les da el tratamiento judicial adecuado  quedando en la impunidad.

Asimismo, en el ámbito laboral observamos una creciente segregación ocupacional de las mujeres en los trabajos más precarios de fuerza de trabajo (maquila, bordadoras a domicilio y trabajo doméstico; en materia de trabajo doméstico las estadísticas de trabajadoras señalan: 180,000 a 200,00 en Nicaragua, 198,000 en Guatemala, 80,000 en Honduras, 111,000 en El Salvador, 190,000 en Costa Rica de las cuales el 20% son migrantes, ), cuyos salarios son ínfimos, lo que provoca que miles de mujeres vivan en la línea de pobreza extrema.

Otra problemática que señalamos es la tendencia a la criminalización de las defensoras de los derechos humanos, cuyos extremos se manifiestan en persecución, judicialización, amenazas de cierres de organizaciones y hasta el exilio de compañeras que dan acompañamiento y asesoría a las mujeres.

Ante todo lo expuesto, señalamos que las políticas definidas por los diferentes gobiernos no son suficientes ni eficaces, a partir de que no se les asigna el presupuesto correspondiente ni se crean las instancias pertinentes para que resuelvan las grandes problemáticas que enfrentan las mujeres, que en los países de la región representan la mayoría de la población.  

POR LO TANTO DEMANDAMOS

 1)      A los gobiernos de los países centroamericanos, que definan estrategias concretas para disminuir los altos índices de violencia y esclarecer con seriedad y celeridad los casos de feminicidio.

2)      Asignar presupuestos necesarios para que las leyes y políticas a favor de las mujeres puedan implementarse.

3)      Que las políticas laborales respondan y garanticen los derechos humanos laborales de las mujeres, generando empleos de calidad que permitan el desarrollo integral de las mismas y sus familias.

4)      Que los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, ratifiquen el Convenio 189 de la OIT relativo al trabajo decente para las trabajadoras domésticas.

5)      Que los gobiernos garanticen el libre ejercicio de las organizaciones y sus integrantes que trabajan en la defensa y promoción de los derechos humanos.

 

CENTROAMERICANAS, MOVIENDO EL MUNDO POR UN TRABAJO DIGNO.