“Precarización Laboral: el caso de las bordadoras a domicilio en El Salvador”

Compartimos este artículo denominado: “Precarización Laboral: el caso de las bordadoras a domicilio en El Salvador”, realizado por por la Docente e Investigadora Meraris López del Departamento de Economía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas

Acá un pequeño texto del artículo, en el link que esta abajo podrás leer la nota completa.

Trabajo a domicilio: el caso de las bordadoras salvadoreñas

 Aunque existen otras labores desarrolladas bajo la modalidad de trabajo a domicilio, este artículo busca poner especial énfasis en el bordado a domicilio, un tipo de labor que durante años estuvo escondido y aún para muchas instituciones y para la población en general sigue siendo desconocido.

De acuerdo con la Asociación Mujeres Transformando, en su investigación “HECHO A MANO: bordadoras a domicilio, un análisis desde la Economía Feminista, hasta 2015” se contabilizaban más de 300 mujeres trabajando en el bordado. Una de las razones de que se haya mantenido en la clandestinidad este tipo de prácticas llevadas a cabo por la industria maquilera en el país, es porque la mayoría de estas mujeres viven en zonas rurales, especialmente en Panchimalco, Tenancingo, El Paisnal, Santa Cruz Michapa, Coatepeque y El Congo.

Las empresas llegan a los territorios con el discurso de que este tipo de trabajo será una ayuda para quienes decidan trabajar con ellos, pues podrán quedarse en sus casas mientras ganan dinero extra dedicándose a bordar. Así lo confirma Cecilia de Paz Campos, ex bordadora: “El dueño de la empresa, nos dijo que como nosotras no podíamos salir a trabajar a otra parte, era una oferta la que ellos nos estaban llevando, que era un apoyo que nos sacaría a nosotras de apuro. Él nos explicó que podríamos estar en nuestra casa haciendo los oficios, cuidando a nuestros hijos y ganando unos dólares extra. Hasta el día de hoy, es como les venden la idea a las mujeres” (C. Campos, comunicación personal, 28 de julio de 2017).

Cecilia, es una mujer que desde los 24 años se dedicaba a esta labor, y que durante 19 años fue su único trabajo, hasta que se convirtió en promotora de Mujeres Transformando, donde sigue laborando actualmente. Ahora trata de orientar a otras mujeres que aún laboran en la industria, para que éstas conozcan y puedan exigir sus derechos. Cecilia: la representación de la realidad que viven las bordadoras a domicilio.

Cecilia cuenta que un día típico de una bordadora es muy cargado. En su caso, tenía que levantarse a las tres de la mañana para poder hacer los quehaceres de la casa, y así lograr aprovechar la luz de todo el día para dedicarse a bordar

http://uca.edu.sv/realidad.empresarial/opiniones.html#precarizacion

Sorry, the comment form is closed at this time.

Entidad con 15 años trabajando en la promoción de los derechos laborales con las obreras de la maquila.